Enamorada del programa MBSR de Mindfulness

Enamorada del Minfulness

Soy una enamorada del programa de Mindfulness para la gestión del estrés llamado MBSR por sus siglas en inglés (Mindfulness Based Stress Reduction). Mi primer contacto con él fue hace unos 5 años, en un curso como participante junto con otras 20 personas. Como con muchas otras cosas en mi vida, fue mi hermano quien me habló de esta novedosa disciplina. Por entonces yo ya había hecho algunos cambios en mi vida profesional y estaba muy abierta a dar oportunidad a cosas que trajeran más bienestar en mi vida. Y quiero matizar la palabra bienestar, porque para mi bienestar nunca ha significado que todo me saliese bien, sin problemas ni sufrimiento. Para mi, bienestar significaba sentirme bien conmigo misma, tener ilusión por ir a trabajar cada mañana, dedicarme a algo que mejore la vida de la gente, estar muy conectada con mi misión en la vida….cosas así. Pues dicho esto, y después de estos años, y de haberme formado como profesora de esta disciplina y llevar tiempo impartiendo la formación. Tengo que reconocer, que sigo enamorada. Y lo digo, porque sigo sorprendiéndome y maravillándome del efecto que produce cada clase en las personas que asisten, y porque yo, sigo aprendiendo cada día sin aburrirme. 

El programa diseñado por Jon Kabat – Zinn ha estado y continúa estando muy unido a la investigación en torno a la medicina mente – cuerpo. Y los resultados de las investigaciones suelen ir en la misma dirección. El programa funciona. Y funciona para tener más confianza en ti misma/o, para ser consciente y gestionar mejor tus emociones, para saber qué le pasa a tu cuerpo cuando sientes estrés y además te dota de potentes y a la vez sencillas herramientas para gestionarlo. 

A lo largo de estos años, para muchas mujeres de mis cursos y talleres, ha significado además, empezar a ponerse en el centro de su vida, empezar a pensar en ellas mismas sin sentirse culpables. Reconocer su cuerpo, reconocer sus emociones sin temor a quedarse atrapadas por ellas. Les ha ayudado a no identificarse tanto con sus pensamientos y sobre todo, les ha servido para dedicarse tiempo ellas mismas y buscar espacios para estar tan solo acompañadas por ellas. ¿Cómo no voy a estar enamorada? 

Con el MBSR nos damos cuenta de que cómo vemos la realidad influye y mucho en cómo nos comportamos y si siempre hacemos lo mismo, vamos generando patrones de conducta y también en nuestro cerebro, que refuerzan las creencias que tenemos sobre nosotras/os y sobre el mundo en general. 

Solo hay una manera de salir de este círculo. Mindfulness, la conciencia, el despertar o como lo llamemos. Significa abrir bien los ojos para ver y ver más claramente, los oídos para escucharnos y escuchar, el cuerpo para sentir y el corazón para querernos más y más.


Sorry, the comment form is closed at this time.