Felicidad y Mindfulness: reflexiones en confinamiento

Decía un maestro de meditación Lama Guendum Rinpoche que la felicidad no se encuentra con mucho esfuerzo y voluntad, sino que reside ahí, muy cerca de la relajación y la tranquilidad…Solamente la búsqueda de la felicidad es lo que nos impide verla. Es como un arcoíris que uno persigue sin jamás alcanzarlo, porque no existe, aunque siempre esté ahí y te acompañe en todo instante… Al querer coger lo inasible uno se agota en vano, pero cuando se abandona este propósito, el espacio está ahí, abierto, hospitalario y confortable, entonces ¡aprovéchalo! Citado en “Plenamente” A. Martín Asuero. 

Amanecer en Madrid

Es algo parecido a cuando practicamos mindfulness y hacemos un escáner corporal o cualquier otra práctica. No buscando la relajación, es cuando a lo mejor la encontramos. Nos venden felicidad a través de las cosas que consumimos. Vivimos en una sociedad que pone más el acento en lo que te falta y podrías conseguir, que en lo que ya tienes. Vivimos persiguiendo arcoíris inalcanzables que nos dejan exhaustos y con sensación de fracaso. Pero ¿y si la felicidad no estuviera ahí, en el tener, poseer dinero, casas, poder, prestigio? ¿Y si todo fuera más sencillo y vivimos en un espejismo de lo que es posible?

El confinamiento nos ha puesto contra las cuerdas. Da igual cuántas casas tengas, en la playa o en el campo, la realidad es que nos ha igualado a todos en un eterno presente, sin salir a pasear ni abrazar a nuestros amigos y familiares. La pregunta es: ¿se puede ser feliz en esta situación? La respuesta que yo doy es que sí. Y eso que mucha gente está viviendo situaciones muy difíciles, al límite y compartiendo espacios muy pequeños. Y la respuesta es que sí, porque la felicidad está justo aquí, en este momento. La vida entera está hecha de momentos y no es una frase “guay” que usamos la gente que practicamos y enseñamos mindfulness. Así es como yo estoy viviendo esta experiencia. Viviendo el momento presente tal y como es. La mente se va al futuro y se hace un montón de preguntas, pero la traigo una y otra vez al momento presente, sea lo que sea. Por ejemplo, en este momento siento mis dedos en contacto con las teclas del ordenador, pienso en como esto pequeños impulsos se van convirtiendo en letras en la pantalla, entonces llevo la atención a la respiración, la siento, me siento, me doy cuenta de la postura que tengo, respiro consciente y me siento bien, en calma, aquí y ahora. Vivir es mucho más sencillo de lo que pensamos, de hecho, le ponemos demasiado pensamiento a la vida. Erich Fromm famoso psicoanalista y filósofo decía que “si no eres feliz con lo que tienes, tampoco lo serás con lo que te falta”

Mindfulness no es un recetario de buenas practicas, es la facultad innata de vivir la experiencia tal y como es, sin ponerle nada y sin quitarle nada. Con lo agradable o desagradable que nos traiga. Es entrenar a la mente para que permanezca en contacto con el cuerpo y con el corazón. Es aprender a vivir el momento presente. Sin embargo, Mindfulness siempre nos propone un modo de ser y estar en el mundo.  En el Center for Greater Good de la Universidad de Berkeley, nos proponen una serie de acciones que pueden ayudarnos a sentirnos mejor. (recogido en el libro Plenamente de A. Martín Asuero)

1º Mindfulness. Entrenarnos en la presencia momento a momento.

2º Cuidarnos. Parece sencillo, pero ya sabes que no lo es. Tenemos muchos hábitos automatizados que no son saludables. Presta atención y activa tu brújula. Puedes preguntarte ¿esto me cuida o no?

3º Cultivar la bondad. Nuestra capacidad de amor y compasión no tiene límites, es infinita y de crecimiento exponencial, porque a medida que la entrenas se amplia.

4º Agradecer. Bellísimo gesto. ¿Y qué puedes agradecer?, todo, desde que te despiertas por la mañana y te sientes viva, a que tengas algo caliente para tomar, ropa para vestirte… no des todo por hecho.

5º No quejarse y perdonar. Uff ¿qué difícil verdad? Pues también se entrena, al principio cuesta, pero luego, el espacio se amplia y puedes no arrastrar rencores que te lastran. 

6º Cuidar a los seres queridos. Tener relaciones sociales que nos nutran, que nos hagan mejores. 

Sorry, the comment form is closed at this time.