La práctica de Mindfulness es acogedora

Este verano participé en un retiro on line de silencio y Mindfulness magníficamente guiado por la maestra Patricia Giraud y coordinado y sostenido por mi primera maestra de Mindfulness Ana Arrabé. 

Al finalizar el retiro hablamos y compartimos sobre la práctica y sobre aquello que puede ayudarnos a mantener ese impulso que cogemos en los retiros donde la práctica se hace más intensiva. Recuerdo perfectamente las palabras de Ana Arrabé porque me sentí plenamente identificada con ellas: “la práctica siempre te recibe” No importa si lo hemos dejado un tiempo, si por el motivo que sea hemos perdido nuestra constancia, la práctica de Mindfulness siempre te recibe amablemente de una manera acogedora.

Y es que no hay practica de Mindfulness, si tu práctica no es amable, compasiva, llena de autocuidado, consciente de cómo te encuentras, de cómo es tu circunstancia vital en cada momento. Estarás haciendo otra cosa, pero no estarás practicando Mindfulness. 

Y esto significa atenderte, reconocer cuál es la práctica que necesitas hacer, a lo mejor te conviene tumbarte de manera que puedas descansar todo tu cuerpo, a lo mejor lo que te conviene si pasas mucho tiempo en una posición sentada y en quietud, es moverte suave y conscientemente y quizás, luego sentarte para estar contigo, consciente de las sensaciones, de los sonidos, de los pensamientos y de las emociones. Mindfulness es el gran contenedor de la experiencia sin retoques ni maquillajes, tan sólo, tal y como es, con lo agradable, con lo desagradable y con la amplia gama de momentos neutros. 

La práctica de Mindfulness siempre te recibe con los brazos abiertos, siempre estará disponible, sin reproches, sin juicios. Solo tienes que hacer un hueco en tu vida para estar contigo, sin querer conseguir nada, sin querer demostrarte nada. No eres mejor ni peor si practicas, tan solo te irás haciendo más consciente y esa consciencia que aparece con la formación y la práctica de Mindfulness, está llena de sabiduría. Y es la sabiduría que vamos generando la que nos ayuda en la vida cotidiana a distinguir lo que nos hace bien y también hace bien a los demás y al mundo de lo que genera daño y sufrimiento. 

Sorry, the comment form is closed at this time.