Mindfulness ante el miedo

Estamos viviendo una crisis a nivel mundial producida por el coronavirus. Y es normal que ante estas situaciones y las medidas de prevención que se están adoptando, se sienta inseguridad, incluso miedo. 

El miedo es una de las emociones básicas compartidas por todos los seres humanos. Es una emoción desagradable de sentir, porque produce en el cuerpo sensaciones desagradables, tales como, palpitaciones, dificultad para respirar o hiperventilación, aumento de la presión arterial, tensión muscular especialmente en piernas, brazos, espalda y mandíbula, malestar estomacal, nauseas, mareos…. Podríamos seguir porque el cuadro de sensaciones es muy amplio y lleno de matices. El miedo es una de las emociones asociadas al estrés. Y esto esa así, porque evolutivamente nos ha hecho sobrevivir como especie. El miedo y la capacidad del ser humano de aprender y recordar lo que nos causa miedo y huir o luchar contra ello, es algo básico y positivo. Ahora bien, cómo influye la mente humana en el miedo y su gestión. Pues si no prestamos atención, los pensamientos se disparan, avanzan galopando incansables hacia el peor futuro que te puedas imaginar y lo hacen así porque también nos previene y nos pone en alerta. Si no ponemos remedio de alguna manera, estaremos dominadas y dominados permanentemente por el miedo a lo que pueda pasar y sometiendo al cuerpo y a la mente a una situación de estrés continuada. Y aquí es donde entra el Mindfulness, el enfoque de la atención plena. Una capacidad innata que dejamos de utilizar a favor del piloto automático que ahorra tiempo y es muy rápido. Sin embargo, esta capacidad reactiva del cerebro no siempre nos ofrece la mejor solución. En vez de ello, aplicando Mindfulness, siempre podemos hacer una pausa (STOP). Una pausa que nos permita parar, tomar un respiro, observar qué es lo qué está pasando, prestando atención al cuerpo y sus sensaciones, a lo que oímos, sentimos, a las emociones, a los pensamientos y después, continuar tomando una decisión consciente sobre lo que estamos haciendo o lo que vamos a hacer. Mindfulness es ese espacio entre el estímulo sea el que sea, el coronavirus, un atasco, un sentimiento de culpa…..y la respuesta que damos a esa situación. 

Mindfulness nos ofrece una forma de relacionarnos ante lo que nos asusta que nos empodera. Nos devuelve el poder que la reactividad nos quita. Un poder para tomar decisiones que nos cuiden y que cuiden a los demás, porque con Mindfulness también aprendemos que no vivimos separadas/os, que estamos interconectados de múltiples formas y que nuestras acciones tienen consecuencias en los demás. 

Así que pongamos mindfulness ante el miedo y no arrasemos los supermercados. 

Sorry, the comment form is closed at this time.