Mindfulness es una práctica de Amor: reflexiones en confinamiento

Cerca de la Granja (Segovia)

Mindfulness es una disciplina que nos propone continuamente expandirnos en el cuidado de nosotras mismas y en el cuidado de los demás. Es entender y practicar el hecho de amar y ser amada.

Esto la hace una práctica exigente, comprometida llena de intención. No es una tarea fácil y si puedes hacer en este momento una pausa, quizás puedas sentir lo que estoy diciendo. No es fácil amarse cuando conectamos con el sufrimiento. Como decía Florence Meleo – Meyer, una de mis maestras, el sufrimiento puede cerrarnos y llenarnos de ira, de enfado, de amargura, de culpa, de resentimiento. Pero también podemos abrirnos desde la atención plena a ese sufrimiento, darnos cuenta de cómo nos rompe, de cómo duele y entonces decidir cómo afrontar ese dolor. La pregunta, la gran pregunta que el otro día hacía otro de mis maestros Bob Stahl es:

 ¿Podemos escoger el Amor?, ¿Puedes escoger quedarte con el Amor?

Mindfulness es una práctica de amor. Es un amor inclusivo que no entiende de diferencias ni clasificaciones. Es el Amor total, es un amor compasivo que comprende, que cuida, que perdona. 

La postura misma de las prácticas de meditación en mindfulness son posturas abiertas. Son posturas que dejan sin protección las partes más vulnerables de un ser humano: el corazón, el estómago, los pulmones. Es algo que vemos en la postura sentada y también en la práctica del escáner corporal. 

Son posturas abiertas que invitan a abrir espacio a todo lo que pueda entrar tanto a nivel de sensaciones corporales como en la mente y en el corazón. Son posturas que nos preparan para recibir, recibir sin juicio, sin reactividad, desde la amabilidad, desde el amor, con paciencia, entrenándonos en la ecuanimidad, en la capacidad de responder. No rechazamos nada, si hay dolor, entrará el dolor, si hay ira, entrará la ira, si hay rencor o culpa también entrarán. Lo importante es que dejando que entren, podremos elegir quedarnos con ello o ver la herida abierta y trabajar desde el amor compasivo. 

Creo que fue San Juan de la Cruz uno de nuestros grandes místicos, el que dijo “que al final de nuestros días nos examinarán del Amor” Yo no sé si será al final de nuestros días, pero lo que tengo claro, es que el Amor es lo que más me importa. Un amor que solo puede empezar por una misma, un amor compasivo que juzgue la acción, pero no al ser humano. Un amor que pueda perdonarte y perdonar, amarte y amar. Vas a fallar muchas veces, vamos a cometer muchos errores, va a haber situaciones difíciles llenas de dolor como la que estamos viviendo. ¿Puedes escoger el Amor?

Mindfulness nos abre espacio en la mente y en el corazón para que esto sea posible. Nos ayuda a tener apertura de ojos, mente y corazón para darnos cuenta, para estar despiertos ante la vida. Ante el sufrimiento y ante la felicidad.  Da igual la situación en la que te encuentres, da igual lo que te haya sucedido. La verdad, la pura verdad, es que Tu eliges cómo afrontarlo, con qué quedarte. 

Sorry, the comment form is closed at this time.