Poniéndote en el centro de tu vida: mindfulness con género

Mindfulness es una mirada atenta y compasiva hacia la experiencia de la vida sin juicio, con la intención de estar plenamente presente. 

Recientemente he comenzado varios programas de MBSR el curso oficial de Mindfulness para la Reducción de Estrés. Al principio en la primera sesión, abrimos espacio para conocernos, así que, desde un habla auténtica y amorosa, vamos escuchándonos y compartiéndonos. Y nos vamos dando cuenta de que tenemos mucho en común. Compartimos emociones que nos apenan, también las que nos alegran, compartimos una vida agitada, no siempre fácil y también nos damos cuenta de que compartimos una mente incansable que no para de pensar saltando de un lado a otro. Pero lo que quiero resaltar aquí y compartir contigo hoy, es la necesidad de autocuidado tan grande que está apareciendo. No es que antes no sintiésemos esa necesidad, sino que ahora, se manifiesta haciendo vibrar todo el cuerpo como si de un gran grito de ayuda se tratase. A los cursos vienen sobre todo mujeres, también algunos hombres, pero son ellas, las mujeres las que comparten esta necesidad que ya les rebosa por los poros. Cuidamos con amor a nuestras hijas e hijos, cuidamos de nuestros padres, madres, pareja, amistades, suegras, suegros. De una u otra manera pensamos en ellos, estamos pendiente de ellos. Y esto está bien. Sin embargo, no puede suceder a costa de nuestra salud, a costa de nuestro equilibrio, a costa de nuestra plena existencia. Y no es fácil, porque dar ese primer paso, reconociendo que necesitamos también cuidarnos, centrarnos en nosotras, dedicarnos tiempo y dinero a nuestro bienestar, todavía puede no ser bien recibido por nuestro entorno. Vivimos en una sociedad que está haciendo muchos cambios hacia la Igualdad entre mujeres y hombres, pero quedan rastros potentes en nuestras mentes – corazón que nos agarran a ese deber ser que nos coloca en lo bueno y deseable, que es cuidar y priorizar a los demás antes que a ti misma. Y esto a veces es tan sutil, puede ser un comentario que surge, cuando decides hacer un retiro de silencio y mindfulness y vas a estar fuera de casa unos días, un comentario sutil o no tan sutil que te indica que te estás dando permiso para atenderte a ti, en vez de atender a los demás. 

Por eso a parte de reducir el estrés, de aprender a gestionarlo, también el MBSR y las prácticas de Mindfulness nos ayudan a prestarnos atención, a conocernos, a atendernos, a ponernos en el centro de nuestra vida, cuidándonos y tratándonos con amabilidad. 

Sorry, the comment form is closed at this time.