La vida cotidiana se pone en primera línea: mindfulness con género

Estando presente, calmamos a la mente, la mantenemos centrada en la vida sin necesidad de distraerla haciendo otra cosa diferente a la que estemos haciendo.